Dear MJ


(Si puedes, lee el post con esta canción de fondo, gracias :D)

Hace ya una década tuve el acceso romántico de levantarme a las 5 a.m. a la contemplación de la estrella de la mañana dizque en honor a La innombrable. Y bueno, si lo hago hoy es por la menos romántica y jodida razón de que el dolor de mis cuerdas vocales por el aire frío que se respira en días previos al equinoccio de primavera simplemente ya no me deja ni dormir en paz. Y con la música no se juega.

Y es que tal vez necesitaba otra excusa para recordar que es tan fácil y tan triste mentirse a uno mismo, tan fácil y tan triste pensar que sin un fin ni hay un comienzo y que debes olvidar o dejar atrás viejas historias para comenzar de cero a forjar otras nuevas. Tan fácil y tan triste olvidar poco a poco a una persona que te fue queriendo más y más con el paso de los años y a la cual sólo le diste lo peor de ti (estúpida filosofía vital irreparable), como triste el saber que un día saliste (o mejor dicho, te sacó a la fuerza) de su vida y así te lo confeso. Con lo cual por cierto la historia anterior se repite de cierta manera.

Pero más triste aun es que tu memoria decaiga con tal naturalidad que ya no seas capaz de retener su fecha de cumpleaños, sino sólo su signo (Virgo) y te atrevas a tantear a ver si en alguna de ellas podías llamar, y temblar de pies a cabeza con el corazón en una mano y el auricular en la otra. Todo para que hace algunos años, en nuestra última conversación, te balbuceara unas excusas menos diplomáticas que prefabricadas y finalmente te colgara porque su marido (sí, se casó -con otro-… la vida pasa, ¿no?) acababa de llegar a casa.

Dear Marie, tell me what it was I used to be 
Dear Marie, tell me what it was I used to be 
And if you’re further up the road can you show me what I still can’t see. 

Remember me, I’m the boy you used to love when we were fifteen 
Remember me, I’m the boy you used to love when we were fifteen 
Now I wonder what you think when you see me on the magazine. 

From time to time, I go looking for your photograph online 
From time to time, I go looking for your photograph online 
Some county judge in Ohio is all I ever find. 

Dear Marie, tell me do you still believe in me 
Dear Marie, tell me do you still believe in me 
Yeah I’ve got my dream but you’ve got family 
Yeah I’ve got my dream but you’ve got family 
Yeah I’ve got my dream but I guess it got away from me

Como decía Cerati “¿Qué otra cosa puedo hacer? Si no olvido, moriré”. Por cierto, esa fue la canción a la cual me aferré tercamente luego de que, hace un par de años, otra persona muy importante decidiera alejarse de mi vida rompiéndome el alma en dos por no saber siquiera la causa. “Coincidentemente”, las historias anteriores se repitieron por segunda vez.

Dichosos aquellos que pueden olvidar viejas historias y tener fuerzas para continuar con otras nuevas. Porque yo, yo…

… a veces creo que La innombrable tenía razón al decir en nuestro último encuentro: “Jan, si yo fuera tú, no me hablaría”.

Y nada, buenos días y saludos cordiales, lectores míos.

Anuncios

Publicado el 20 septiembre, 2013 en Anecdotario. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: