Archivo de la categoría: Tinta Mental®

Mis prosas y versos, que no serán hermosos ni bien pensados, sino fundamentalmente, improvisados.

Amormío

Amormío.

 
¿Y qué si te buscara ahora y dejaras de ser mi única pena? Podría así, darle espacio a otras cosas por las qué llorar. Sería una escena de coraje irrepetible por el que me sentiría orgullosísimo de por vida.
¿Y qué si te llamara para contarte que no dejo de pensar en ti desde el día en que te vi? No cambiaría nada, yo sé. Ni me buscarías, ni me querrías más de lo que nunca [te quise yo].
¿Cuánto alcohol le hará falta a mis venas para que pueda llenarlas de agallas y decirte que te quiero, ahora sólo a ti, más que a nadie? Desde que pronunciaste mi nombre mirándome (sin mirarme) a los ojos, regalándome tu confianza para envolverla en mi entera devoción.
Me ahoga no poder llamarte ni si quiera para contarte que aunque en aquel Octubre todo iba mal, yo sonreía porque te pensaba… y te invocaba, sin contestación alguna.
Ojalá vuelvas algún día, y cures mis heridas, y pases tus dedos por mi pelo, y me recorras cual lugar desconocido, porque hay un lugar es tuyo que nadie más ocupó desde que te fuiste.
Y pedirte que nunca me olvides, amor.
 
[Copy-paste y adaptación del post de Del buen gusto de la palabra, de la buena colega tuitera @catabalarezo]
Anuncios

(in)existencia

Tercer y último pack de mis escritos, que por cosas del destino recupero después de 8 años. Este lo excluí debido a que la temática es más profunda, personal y existencialista, ajena a las vicisitudes sentimentales que viví en el 2004. Y por si quieren saberlo, he tenido este sentimiento de ser ajeno a un grupo no una, sino hasta tres veces en lo que llevo de vida, y no solo en un carro, sino también caminando (en grupo).

Lee el resto de esta entrada

EPITAFIO [INSPIRADO POR UNA QUE NO SE LO MERECE]

Creo que esto, junto con una carta muy íntima que me enviaron (y borré) y un par de escritos más son las cosas más privadas que jamás he hecho públicas. Catarsis, catarsis.

Lee el resto de esta entrada

Reencontrándome con mis versos, 8 años después.

Estos textos de mi autoría provienen de una época bella (por mi romanticismo que empezaba a descubrir) y oscura (por quien la provocó, mi primer des-amor, y por alguna que otra desgracia que me provocó). Fui escribiendo estas líneas en  intentos de verso y prosa a lo largo del 2004, y tras el EPITAFIO (siguiente post) escribí aún más cosas que, lamentablemente, llevaba escritas en un blockcito de notas que me robaron junto con otras pertenencias en un viaje de estudios allá por el 2006.

Lee el resto de esta entrada