¿Petit Jardin?

Indagando sobre un posible por qué del nombre que escogí para el blog, me vine a tropezar en el RAE con esto:

jardín.

(Del fr. jardindim. del fr. ant. jart, huerto, y este del franco *gard, cercado; cf. a. al. ant. gart, corro, ingl. yard, patio).

1. m. Terreno donde se cultivan plantas con fines ornamentales.

2. m. Retrete o letrina, especialmente en los buques.

3. m. Mancha que deslustra y afea la esmeralda.

[…]

meterse alguien en un ~.

1. loc. verb. Enredarse innecesariamente en un discurso o parlamento teatral o en una situación complicada.

Como todo parece indicar, no tengo un jardín al que cuido con esmero, ni le robé uno a su incauto dueño, aunque esto último se acerque más a la verdad, pero no se percibe el “robar” cuando se atenta contra uno mismo (actualización: SÍ que se puede atentar contra uno mismo y no morir en el intento), sino más bien me metí en algún jardín. Y para bien o para mal, me quedo entre tanta flor deshojada, fuentes de angelitos calatos y meando, ebrios durmiendo bajo el rocío matutino y un largo etecé.

Pero nada le quita a uno la espera de una maldita primavera.

¿El por qué del nombre? Una canción en francés, de un grupo japonés (sólo imagínense un nipón cantando en franchute…) llamado instant cytron (del cual hablaré próximamente) y que por casualidad escuché en plena corrección de los subs de una OVA llamada Winter Garden (secuela de la añoradísima Di Gi Charat). Me gustó desde aquel momento y todavía, muy de vez en cuando, me sigue sacando una sonrisa. Para ustedes el tema con subs y traducción al español (los chambeó Reagan, para variar).


A %d blogueros les gusta esto: